La gente va cayendo al baile...

27 dic. 2009

Triste Navidad


Nunca sintieron que los adornos

navideños son, además de un excesivo


gasto de energía, un disgustoso disgusto


para nuestros ojos. Los 80' y 90' nos


quisieron vender el estimulante


pasatiempo navideño de decorar con


horrorosas luces y guirnaldas, que van a


destiempo, el último tiempo del año,


evocando una costumbre extranjera y


totalmente artificial para nosotros.




Así que por favor señores, dejen de


hacernos esto a nuestros ojos, que se


inventaron para ver y no para ser insultados.








ATTE








YO